Reciclaje de nutrientes: Aspectos prácticos

El sistema suelo es complejo, dinámico y diverso, en él se encuentran substancias minerales, elementos gaseosos y un gran número de organismos vivos y en descomposición. La materia orgánica del suelo influye en casi todas las propiedades importantes que contribuyen a la calidad del mismo, a pesar de representar un pequeño porcentaje del peso de la mayoría de los suelos (1% – 6%). La calidad y cantidad de materia orgánica puede cambiar las propiedades del suelo, un buen manejo de la misma puede mejorar la estructura y disponibilidad de nutrientes, así como incrementar la diversidad biológica del mismo.

En el suelo la materia orgánica puede diferenciarse en tres fases (Kononova, 1976):

  • Materia orgánica bruta, constituida por residuos animales y vegetales, frescos y parcialmente descompuestos.
  • Humus en formación, integrado por productos de la descomposición avanzada de los residuos orgánicos y productos resintetizados por microorganismos (carbohidratos, ácidos orgánicos, compuestos nitrogenados, ligninas etc.)
  • Humus estable, formado por las sustancias estrictamente húmicas (ácidos húmicos, ácidos fúlvicos, huminas, etc.) la mayoría unidas a la parte mineral del suelo.

2013-07-21 09.12.00

Es importante señalar que aunque muchas veces se utilizan indistintamente los términos materia orgánica y humus, éstos tienen significados diferentes; el humus es la fracción de materia orgánica del suelo totalmente descompuesta y relativamente estable con gran influencia en las propiedades químicas del suelo.

La mayoría de los nutrientes que las plantas necesitan para su crecimiento y desarrollo son absorbidos por las raíces directamente desde la solución de suelo, (fracción del agua presente en el suelo que está disponible para ser absorbida por las raíces y que contiene disueltos los elementos en formas asimilables); con excepción del carbono (C), hidrógeno(H) y oxígeno (O) que las plantas toman fundamentalmente del CO2 del aire y del agua y que suponen más del 90 % del peso seco de las mismas. Para el carbono, el oxígeno y el nitrógeno, la atmósfera funciona como el reservorio principal, mientras que para el fósforo, calcio, azufre, potasio al igual que para la mayoría de los micronutrientes es el suelo el principal reservorio.

No todos los nutrientes presentes en el suelo, o en la atmósfera se encuentran en forma disponible para las plantas, algunos deben ser transformados antes de poder ser utilizados, un ejemplo de ello es el nitrógeno atmosférico que mediante el proceso de fijación biológica llevado a cabo por algunos microorganismos puede ser incorporado a la biomasa de las plantas o al suelo; durante el proceso de mineralización puede ser convertido a formas asimilables (amonio y nitrato) por las raíces y retornar posteriormente a la atmósfera por diferentes vías.

Tal vez a estas alturas te estés preguntando si tu suelo es bueno o apto para el cultivo de hortalizas, pues bien; veamos lo siguiente:

Conocer el suelo con el que contamos es muy importante ya que de eso depende nuestra producción. Vamos a ver las características principales para el cultivo de hortalizas y como lo podemos mejorar.

Lo mejor que se puede hacer es aportar materia orgánica (tierra de composta), tanto al iniciar a cultivar y cuando nuestras plantas lo requieran.

DSC00938Tres nutrientes se reconocen desde el punto de vista cuantitativo como principales: nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio(K), seguidos por azufre (S), calcio (Ca) y magnesio (Mg) como elementos secundarios y otro grupo de los cuales las plantas necesitan solamente pequeñas cantidades y son conocidos como oligoelementos; hierro (Fe), cinc (Zn), manganeso (Mn), cobre (Cu), boro (B) y molibdeno (Mo).

Para que el funcionamiento metabólico de la planta sea adecuado y su desarrollo óptimo es necesario que las sustancias nutritivas se encuentren en equilibrio e interactúen de forma armónica mientras que en exceso o déficit se originan plantas débiles, susceptibles al ataque de plagas y enfermedades, de baja calidad alimentaria y cosechas de poca durabilidad.

La productividad de un sistema agrícola sustentable está estrechamente ligada a la magnitud y eficiencia de la utilización de los nutrientes, así como a la reducción de sus pérdidas, las que pueden ser disminuidas, pero no eliminadas ya que procesos como volatilización, fijación e inmovilización de los nutrientes por citar algunos, no pueden ser eliminados totalmente.

La utilización de los residuos vegetales como mulch. (del inglés mulching, que traducido al español significa cobertura de suelo), pueden contribuir a disminuir las pérdidas por erosión al mantener cubierto el mismo, a la par que incrementa la tasa de incorporación de materia orgánica.

La producción de composta a partir de residuos de cosecha, desechos domésticos, estiércoles y otros residuos orgánicos también disponibles localmente, constituye otra estrategia de importancia para el reciclaje de nutrientes. La composta es el producto final de la descomposición de la materia orgánica por los microorganismos del suelo y constituye un fertilizante orgánico que cumple una doble función: contribuye a mejorar su estructura y provee de nutrientes, sus ácidos orgánicos hacen a los nutrientes del suelo más disponibles para la planta.

De igual manera el empleo de la lombriz de tierra para la transformación de los residuos orgánicos en humus y su incorporación al suelo como abono orgánico, es una práctica que permite intensificar la vida del suelo debido a la abundante flora microbiana que contiene. El humus de lombriz es un estimulador biológico de la fertilidad del suelo, por el aporte equilibrado de vitaminas, enzimas, auxinas, macro y microelementos, ácidos fúlvicos y húmicos que con su aplicación se consigue.

En resumen, puede decirse que un uso y manejo adecuado de la materia orgánica conjuntamente con la intensificación de la micro flora y fauna del suelo y el reciclaje de los nutrientes garantiza el poder conservar y mejorar su capacidad productiva.

3 thoughts on “Reciclaje de nutrientes: Aspectos prácticos

  1. Gracias por la información . Es muy necesario considerar todos estos aspectos técnicos sobre los procesos de la naturaleza, en el caso de la absorción de nutrientes de los vegetales. Las plantas nos proveen la vida misma con sus bondades creadas propositadamente para el mantenimiento de nuestro cuerpo físico y que con nuestros sentidos nos hace contemplar a la vez una gran esperanza de que todo se renueva, en un proceso muy simétrico dado por nuestro creador, el cual se nos posibilita el conocimiento de varias áreas del saber y poder también participar en estos procesos.
    Mil GRACIAS. AMIGO.
    ATT César Rodrigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *