Políticas de Desarrollo Agrícola

duraznosLa existencia de políticas económicas nacionales favorables al crecimiento agrícola constituye un pre-requisito de los programas de expansión del riego. En el Capítulo 4 se han examinado los instrumentos de política que pueden ser utilizados con ese propósito; en cualquier caso es esencial que estos instrumentos promuevan precios en las fincas que sean favorables al crecimiento agrícola. Moris y Thom desaconsejan la ejecución de proyectos de riego “en casos de malas políticas de precios agrícolas, ineficiente infraestructura de comercialización, altos costos de transporte o falta de los necesarios insumos agrícolas”[492].

La poderosa influencia de las políticas macroeconómicas sobre la utilización del agua es ilustrada por el estudio del caso del Yemen. Los acuíferos más importantes del país, tan escaso en agua, están siendo sobre explotados, lo que tiene como consecuencia que las capas freáticas estén cayendo rápidamente. Es urgente promover la conservación del agua aún a expensas de favorecer la agricultura de secano frente a la de riego de pozos. No obstante, todos los 20 instrumentos de política examinados en el estudio resultaron sesgados en favor de ofrecer incentivos al uso excesivo del agua.

En algunas circunstancias el tipo de cambio puede ser el factor más importante para determinar la posible utilidad de las inversiones en riego. Como subrayan Moris y Thom y E. B. Rice (apartado 6.1), la rentabilidad de los cultivos es una de las consideraciones básicas para decidir si se amplía la red de riego; y dicha rentabilidad depende mucho de la política del tipo de cambio. Este factor es tan importante que, por regla general, se puede decir que las inversiones en riego no deberían realizarse si el tipo de cambio está significativamente sobrevaluado.

Políticas de precios agrícolas poco favorables determinan no sólo menores ingresos para los agricultores y retornos de los proyectos de regadío sino también incapacidad de los agricultores para asegurar su mantenimiento y, por tanto, aumento de las deficiencias físicas e incluso abandono total o parcial de los Sistemas de Riego cuando el suelo se deteriora y los productores encuentran alternativas más remunerativas en otra parte. La capacidad para evitar efectos ambientales negativos se debilita. Los retornos netos del agua declinan por debajo de los obtenibles del riego en condiciones más favorables, los cuales ya de por sí son bajos comparados con los estándares de los otros sectores que utilizan el agua. Desde una perspectiva nacional, ampliar el regadío con políticas sesgadas contra la agricultura lleva a desperdiciar el agua y el capital invertido en los sistemas, al daño ambiental y a fracasos en mejorar suficientemente las condiciones económicas de los agricultores.

Otros elementos básicos de la política de desarrollo agrícola son las políticas de tenencia de tierra, la difusión de la tecnología agrícola y la financiación. Como sintetizan Moris y Thom, el riego “no es rentable si los retornos del cultivo son bajos … Sin seguridad [de tenencia de la tierra], precios atractivos, insumos disponibles, acceso al crédito y abastecimiento de agua confiable, el riego por sí mismo deja de ser una opción técnica atractiva”[493].

[492] J. R. Moris y D. J. Thom, 1991pág. 33.
[493] Op. cit., pág. 42.

no-olvides

2 thoughts on “Políticas de Desarrollo Agrícola

  1. MUY BUENO EL SITIO. LOS FELICITO. CONJUGA ECOLOGÍA Y SEGURIDAD ALIMENTARIA. MUY APROPIADA PARA TENER EN CUENTA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *