Elabora tu propio fertilizante orgánico líquido

Con estas ideas que te proponemos podrás fertilizar las plantas de tu huerto, terraza o balcón con un instrumento tan sencillo, simple y asequible como una regadera. Es una de las herramientas básicas de todo jardinero. Pues con ella y las recetas que te daremos a continuación podrás fertilizar incluso las plantas de tu casa de una forma ecológica, económica y fácil.

regaderas-para-jardin-pintadas-a-mano

Té de guano

Una cucharada de guano de aves marinas disuelta en cuatro litros de agua, dejar en reposo durante 24 horas. Podemos regar con este té de guano dos veces al mes.

Té de humus de lombriz

Disolver dos tazas de humus de lombriz y media cucharadita de miel en cuatro litros de agua. Dejar reposar un día o dos. Después mezclar en una botella con atomizador media taza del té de humus de lombriz con dos tazas de agua. Pulverizaremos las hojas de la planta con este fertilizante líquido (hará la función de fertilizante foliar), a los pimientos sobre todo les va muy bien, el líquido restante puede usarse para regar las plantas.

jdv1349289385m

Fertilizante orgánico seco diluido en agua

Cualquier fertilizante seco puede diluirse en agua y convertirse en fertilizante líquido. Disolver una taza de fertilizante en cuatro litros de agua, añadir al agua de riego dos veces al mes.

Té de estiercol

Una bolsa de té de estiercol infusionada en veinte litros de agua. Se deja madurar durante tres días al sol y después se puede usar dicha infusión para regar las plantas una vez a la semana.

6 thoughts on “Elabora tu propio fertilizante orgánico líquido

  1. Estos abonos orgánicos son excelentes para la nutrición de las plantas , faciles de producir y de aplicar, las recetas recomendadas son eficientes como abono foliar, para el cultivo en macetas y otras variantes en la agricultura ecológica, las empleo de manera sistemática para el cultivo de hortalizas en la terraza, donde siembro en recipientes diferentes variedades.

  2. Tener cuidado con abonos crudos como estiércol, guano, gallinaza, etc. así como harinas de sangre y hueso para nutrir las plantas ya que pueden contener microbios que afecten la salud humana. Se recomienda utilizar estos materiales debidamente composteados, que además ayuda a ser asimilados rápidamente por las plantas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *